Cosas que más y menos me gustaron de Marruecos

¡Mi experiencia en Marruecos: cosas positivas y negativas!

En este artículo me gustaría compartir contigo las impresiones de mi primera visita a Marruecos. El balance que hago en general es muy positivo. Me gustó mucho el país y me encantaría volver. Por eso, me gustaría empezar contándote las cosas positivas de mi experiencia y lo que más me gustó. 🙂

Por otro lado, también te voy a contar las cosas que me gustaron un poco menos, para que lo tengas en cuenta y a lo mejor te ayude o te sirva como prevención para cuando visites el país. Por supuesto, se trata de una opinión totalmente personal. Otras personas que hayan visitado Marruecos pueden tener una opinión completamente diferente a la mía. ¡Vamos allá!

Cosas que más me gustaron de mi viaje a Marruecos

1) La gastronomía y los productos naturales

En general, la gastronomía de Marruecos me encantó. Además, si te gusta el , en Marruecos disfrutarás de lo lindo. Tienen variedades muy ricas como el té a la menta o el té royal, que es una mezcla de varias especias. El precio es muy asequible y la gente local no para de invitarte a té todo el tiempo (los vendedores, en los riads, en las excursiones… casi en todos lados el té es un ritual obligatorio).

Tienen una gran cantidad de especias y productos naturales, en especial el aceite de argán que lo usan tanto para cosmética, remedios naturales como en la cocina. Todo es bio y artesanal y podrás encontrar gran cantidad de productos y remedios naturales a bajo precio, como la piedra de alán, que sirve como desodorante natural, los cristales de eucalipto que son un buen sustitutivo del Vicks VapoRub, y mucho más.

Puesto de especias y productos naturales

especias y productos naturales Marruecos

2) La gente local es muy amable y hospitalaria

La gente es muy hospitalaria y amable. Te intentan ayudar, les gusta conversar y te dan la bienvenida ofreciéndote un té. Aunque como explico más abajo en las zonas muy turísticas algunas personas pueden resultar un poco insistentes y agobiantes, sobre todo los vendedores, guías, etc. Creo que en general es todo lo contrario, y si te vas a pueblecitos o ciudades más pequeñas y menos turísticas, verás que la gente en general es muy amable y cercana.

El té que nos preparaban en el riad en el que nos alojábamos. Nos hicieron sentir como en casa.

3) En los zocos puedes encontrar de todo

Si te gusta ir de tiendas y comprar cosas exóticas, Marruecos te encantará. Por su tradición, tienen una gran parte de sus ciudades consacradas al comercio. En Marrakech, por ejemplo, hay varios zocos, divididos en función de los productos que se ofrecen a la venta y ahí podrás encontrar de todo. Productos de cuero, piel, marroquinería, decoración, ropa, souvenirs, lámparas, alfombras, artesanía, especias, productos alimenticios, etc. Cosas originales, bonitas, exóticas y a buen precio (negociando eso sí). 😉

Paseando por el zoco de Marrakech

Zoco Marruecos

4) La naturaleza y los lugares históricos

La naturaleza es muy impresionante, el desierto, las montañas del Atlas, la costa Atlántica, etc. Paisajes impresionantes que merece la pena disfrutar por lo menos una vez en la vida.

Contemplar el atardecer y el amanecer en el desierto, disfrutar de su increíble cielo estrellado y de la Vía Láctea, visitar Kasbahs de antiguos comerciantes de caravanas que datan de varios siglos… Marruecos tiene muchísimos sitios históricos y paraísos naturales que visitar a lo largo de todo el país.

Atardecer en el desierto de Merzouga

atardecer en el desierto Marruecos

Ksar de Ait Ben Hadu, donde se grabaron películas tan famosas como Gladiator, Lawrence de Arabia o capítulos de Juego de TronosAit Ben Hadu Marruecos

5) Seguridad

No tuve en ningún momento sensación de inseguridad. Si bien siempre hay que tener cuidado en cualquier país del mundo, ya que en cualquier ciudad hay zonas más o menos peligrosas. Mientras estés en el centro o en zonas más o menos turísticas, no tendrás ningún problema.

En cada ciudad que visites, infórmate de las zonas que pueden ser potencialmente más conflictivas e intenta evitarlas, en la medida de la posible. Este consejo es aplicable a cualquier país del mundo. Por mi parte, en Marruecos no tuve ningún problema y en general no me pareció un país inseguro o peligroso.

Cosas que menos me gustaron de mi viaje a Marruecos

1) El frío por la noche

Las diferencias térmicas entre el día y la noche en el mes de diciembre son considerables. Durante el día puedes estar a 22ºC y por la noche entre 0ºC y 5ºC. Pasé frío casi todas las noches, tenía que dormir con hasta 3 mantas y en el desierto fue una de las noches más frías que he pasado en mi vida. Menos mal que llevaba ropa de invierno, pero aún así pasé frío igual.

Mi consejo: prevé ropa de abrigo y térmica, gorro, guantes, fular, bufanda… porque es probable que por la noche los necesites, sobre todo si vas al desierto, que es un clima extremo (mucho calor por el día y mucho frío por la noche).

2) El regateo

Los precios son variables y debes negociarlos. En Marruecos impera la cultura del regateo y si eres turista tendrás que negociar si no quieres pagar cantidades desorbitadas. Por lo general, suelen pedirte entre 2 y 3 veces más del precio real (sobre todo en los sitios más turísticos).

Este aspecto en sí, podría no tener nada de malo si te gusta regatear, ya que puedes sacar productos de calidad a buen precio. Sin embargo, a mí no me gusta mucho regatear y me parece incómodo tener que hacerlo cada vez que quieres comprar algo, coger un taxi, etc.

3) La gente que intenta aprovecharse de los turistas

En Marrakech y otras ciudades grandes y turísticas hay mucha gente que vive del turismo. Por ejemplo, en Marrakech en la plaza de Yamaa el Fna, hay muchos puestos de comida, artistas callejeros, encantadores de serpientes, etc. Si les sacas una foto te pedirán que les des dinero. Simplemente por mirar, también es muy probable que te pidan dinero. Esperan que les des algo, y si no lo haces pueden enfadarse o decirte que te vayas.

También, hay otra gente que se te ofrecerá como guía. Al enseñarte la ciudad, indicarte una dirección o acompañarte al destino al que quieres ir, te pedirán dinero. Ten en cuenta esto porque muchas veces la gente que se te acerca para ayudarte espera una contribución económica, y si no les das nada puede que se vuelvan un poco agresivos. En las ciudades más pequeñas o los pueblos es diferente. Todo es más tranquilo y auténtico. Este tipo de fenómeno es menos común.

4) El tráfico

El tráfico es muy denso en las grandes ciudades y por consecuencia hay bastante contaminación en el aire. En mi opinión, hay demasiado tráfico de coches y sobre todo motos, scooters… En Marrakech, circulan incluso por las callejuelas estrechas del zoco y la medina, con lo que tienes que tener cuidado de que no te atropellen todo el tiempo.

Por otra parte, el respeto de las normas de tráfico es bastante relativo, así que tienes que tener cuidado al andar, cruzar la calle, etc. para que no te atropellen. Es una pena que no se promueva más el uso de las bicicletas en las grandes ciudades, sería una buena solución para los problemas de tráfico y contaminación.

Por mi parte, yo no aconsejo conducir un coche o incluso andar en bici en las grandes ciudades como Marrakech. No lo he probado, pero por lo que vi me pareció un poco peligroso y no una experiencia agradable.

5) Las dificultades para orientarse y los datos del móvil

Los datos de internet con la tarjeta francesa son carísimos (13 euros el mega…). Con una tarjeta española puede ser incluso más caro (30 euros el mega), en función de la compañía. Esos precios son una auténtica locura. Mi consejo es que desconectes los datos de tu tarjeta europea en cuanto subas al avión. Así evitarás problemas y facturas exorbitadas. Yo por ejemplo, me conecté por error un par de minutos y recibí una factura de 50 euros.

Si quieres tener internet en el móvil, te recomiendo que compres una tarjeta SIM marroquí con datos. No uses los datos de tu tarjeta española, si no quieres llevarte una mala sorpresa. Otra opción si no quieres comprar una tarjeta SIM marroquí, es conectarse solamente en los sitios donde haya red Wifi, como en los hoteles, riads, etc.

Para orientarte por la calle, puedes descargarte aplicaciones GPS como MAPS.ME, Here o Sygic. Solo tienes que descargarte los mapas de Marruecos previamente desde la aplicación y después podrás usarlos en modo offline, sin conexión a internet. Funcionan muy bien y son totalmente gratuitos.

Es difícil orientarse en las medinas o ciertos lugares históricos. Esas zonas tienen mucho encanto, pero son un poco laberínticas. Si quieres evitar perderte, descárgate las aplicaciones de mapas y gps que te acabo de mencionar. 🙂 Poder orientarte por tu cuenta es importante, te facilitará llegar a los sitios más rápidamente y evitarás que se te acerquen “guías”, que después te pedirán dinero por su ayuda (esto pasa a menudo en sitios muy turísticos como Marrakech).

Y esto es todo. En general, mi opinión del país es positiva y me gustaría mucho volver. Hay ciudades como Tánger, Fez, Meknès, Rabat, Chefchaouen… que no conozco y me encantaría visitar.

¿Y tú has estado ya en Marruecos? ¿Qué es lo que más te ha gustado? ¿Y lo que menos? ¡Compártelo en los comentarios! 🙂



Booking.com

Un pensamiento sobre “Cosas que más y menos me gustaron de Marruecos

  1. Pingback: Qué ver en Marrakech en 3 días - Pedalear Y Viajar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *