Qué ver en Cuenca en un fin de semana

Qué ver en Cuenca en un fin de semana

Cuenca es una ciudad preciosa, con mucha historia, y rodeada de naturaleza, ya que cerca se encuentra el Parque Natural de la Serranía de Cuenca. No muy lejos de Madrid o Valencia, se trata de una ciudad ideal para pasar un fin de semana y escaparte del estrés de la gran ciudad. Personalmente, a mí me encantó mi estancia en la ciudad y me sorprendió muy positivamente porque tiene muchas cosas que ofrecer. Pude disfrutar de monumentos, edificios históricos, rica gastronomía, un casco antiguo precioso… Además los paisajes naturales de los alrededores son increíbles y te ayudan a desconectar, relajarte y disfrutar al aire libre en plena naturaleza. En este articulo quiero compartir contigo mi experiencia y mostrarte qué ver en Cuenca en un fin de semana. ¡Espero que lo disfrutes y que te sea de ayuda! 🙂

Casas colgadas

Incrustadas en la roca, las Casas Colgadas adornan la ciudad de Cuenca desde la Edad Media. Su nombre se debe a que una parte de las casas, sobre todo sus grandes balcones, sobresalen y cuelgan en el vacío sobre la alta cornisa del río Huécar.

A día de hoy, se conservan 3 casas de la época: la «Casa de la Sirena» y las dos «Casas de los Reyes», construidas entre los siglos XIII y XV. Estas edificaciones, junto a la catedral gótica, contribuyeron a que la ciudad amurallada de Cuenca fuera nombrada Patrimonio de la Humanidad en 1996.

Las Casas Colgadas son sin duda uno de los monumentos que no puedes perderte en tu visita a Cuenca.

que ver en Cuenca

Vista de las Casas Colgadas desde el Puente de San Pablo

Puente de San Pablo

Situado sobre el cañón del río Huécar, el puente de San Pablo forma parte del patrimonio de Cuenca, y es uno de los mejores lugares desde los cuales observar las Casas Colgadas.

Te recomiendo que bajes desde las Casas Colgadas y te sitúes en medio del puente para tener unas vistas impresionantes de las casas y del cañón. Además podrás observar a lo lejos la parte alta del casco antiguo, con las murallas y las ruinas del castillo de fondo. Lo único, ¡ten cuidado si tienes vértigo! El puente se encuentra a una altura considerable y cuando miras hacia abajo es bastante impresionante.

Si cruzas el puente, del otro lado te encontrarás el convento de San Pablo, actual Parador Nacional de Cuenca. Se empezó a construir en 1523 como convento de la orden de los Dominicos, aprovechando la estructura rocosa de la hoz. Se encuentra fuera del casco urbano, en un paraje de una gran belleza natural, a bastante altura sobre el cauce del río y frente a las Casas Colgadas.

que ver en Cuenca

Puente de San Pablo con el Parador Nacional de Cuenca al fondo

Murallas de la ciudad y ruinas del castillo

En la zona alta de la ciudad se encuentran los restos de la antigua muralla y un arco de origen árabe de la que fuera fortaleza de la ciudad.

Para llegar a esta zona, prepárate para subir una cuesta considerable, pero el esfuerzo merece la pena porque desde aquí tienes varios miradores como el mirador Barrio del Castillo, el mirador de la Hoz o el mirador del Kiosco del Castillo, que te ofrecen unas vistas increíbles de Cuenca, las Casas Colgadas, el puente de San Pablo y todo el cañón del río Huécar y sus alrededores. Desde lo alto, todo se ve súper verde, un paisaje entre montaña, roca, vegetación… con la ciudad de Cuenca de fondo. Estos miradores de la parte alta de la ciudad, son sin duda el lugar ideal para sacar unas buenas panorámicas y fotos increíbles mirando a Cuenca. 😉

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Catedral de Cuenca y Plaza Mayor

Otra de las visitas obligadas qué ver en Cuenca es la catedral de Santa María y San Julián y la plaza mayor, que se encuentran situadas en la misma zona.

La catedral de Cuenca es un buen ejemplo de arquitectura gótica. Impresiona por su imponente fachada y la doble girola interior, con columnas que separan la nave en varias galerías. Construida entre 1196 y 1257, visitarla por dentro o por fuera te hará viajar en el tiempo.

Una recomendación si quieres comer en la plaza mayor, con unas buenas vistas de la catedral, el restaurante San Juan Plaza Mayor hace unas paellas para chuparse los dedos. Tenéis que ser varios para que os hagan la paella y hay que esperar un poco, pero la espera merece la pena. ¡La paella senyoret me pareció riquísima!

En la plaza mayor también tienes otras terrazas para tomarte algo o picar unas tapas, si te apetece hacer un descanso durante la visita.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Casco antiguo

Algo que te aconsejo es perderte y callejear por el casco antiguo. Recorriendo sus calles antiguas verás arte y historia a cada paso, muchas estatuas, plazas, museos, miradores… ¡Incluso algún que otro pasadizo!

En particular, te recomiendo:

  • La Plaza de la Merced, donde se encuentra el Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha y el convento de la Merced, un convento barroco construido entre los siglos XVI y XVIII.
  • El túnel Alfonso VIII, un túnel de 90 metros de longitud que te permitirá adentrarte en las profundidades del casco antiguo de Cuenca.
  • La plaza y la torre de Mangana, un edificio de interés cultural que ha sufrido varias remodelaciones a lo largo de su historia, pero que sigue conservando la esencia de sus orígenes, que se remontan al siglo XVI.
  • La plaza Ciudad de Ronda, donde se encuentran las Casas del Rey y el Museo de Cuenca.
  • El Cristo del Pasadizo, un pasadizo muy bonito en pleno casco antiguo, que te da acceso al mirador del pintor Víctor de la Vega.
  • La plaza del Trabuco, donde se encuentra la iglesia de San Pedro y el arco Plaza del Trabuco, a través del cual accederás al mirador Hoz del Júcar, con unas vistas espectaculares sobre el río Júcar.
  • Al lado de la plaza, también se encuentra el antiguo convento de las Carmelitas, que data del siglo XVIII. Hoy en día alberga la Fundación Antonio Pérez, un reconocido espacio de arte contemporáneo.
  • Y por supuesto, ¡la catedral y la plaza mayor como ya te he dicho aquí arriba! 🙂

Los Ojos de la Mora

Pintados sobre una de las paredes rocosas del cerro de la Majestad verás los Ojos de la Mora. Se trata de unos ojos pintados sobre la montaña, que vistos desde lejos te darán la impresión de que la montaña está viva y te está observando.

A mí personalmente me recordó a Morla, la montaña-tortuga de «La historia interminable». 🙂

Un buen lugar para ver los Ojos de la Mora es desde el mirador Hoz del Júcar, ya que tienes una buena vista de todo el valle y de la montaña que está justo enfrente, donde se encuentran los ojos.

que ver en Cuenca

¿Eres capaz de encontrar los Ojos de la Mora en esta imagen?

Museo Paleontológico de Castilla-La Mancha

Si te gustan los dinosaurios y de pequeño eras fan de Parque Jurásico, una de las cosas qué ver en Cuenca que te recomiendo es el Museo Paleontológico de Castilla-La Mancha.

Este museo dedicado a la paleontología muestra especial atención a los numerosos restos fósiles encontrados en diversos yacimientos de Castilla-La Mancha, en particular los yacimientos conquenses de Las Hoyas y Lo Hueco.

El museo es bastante grande, se encuentra en un recinto de seis hectáreas y cuenta con instalaciones y exposiciones tanto en el interior como en el exterior. En la parte exterior, se muestran recreaciones a tamaño real de distintos dinosaurios que habitaron la región en el pasado.

El museo está abierto de lunes a domingo, casi todos los días del año a excepción de algunos festivos. Puedes consultar su página web para tener más información sobre los horarios de apertura del museo: horarios del MUPA.

En cuanto a los precios, la tarifa general es de 5 euros. Puedes consultar esta página para saber más sobre las tarifas de acceso al museo: tarifas MUPA.

Este museo es sin duda una de las atracciones más curiosas y originales qué ver en Cuenca.

Mirador del Cerro del Socorro

Lo que no falta en Cuenca son miradores. Si quieres sacar unas bonitas panorámicas de la ciudad, también puedes acercarte hasta aquí. Desde el Cerro del Socorro tendrás unas vistas privilegiadas sobre la ciudad de Cuenca y la hoz del río Huécar.

Paseo a orillas de los ríos Júcar y Huécar

Si disfrutas de los paseos y te gusta caminar a orillas del río, te recomiendo las rutas que hay en los márgenes de los ríos Júcar y Huécar.

El paseo a orillas del río Júcar es una ruta bastante agradable, rodeada de naturaleza. Puedes empezar la ruta en el puente de San Antón, construido en el siglo XVIII, y continuar por las orillas del río para disfrutar del bonito paisaje de la Hoz del río Júcar.

Otro paseo que une naturaleza e historia, es el paseo de la Hoz del Huécar. Podrás pasar al lado de la antigua muralla y la puerta de Valencia, así como otros edificios históricos, mientras disfrutas de los cerros de alrededor y la bonita estampa que te ofrece el río.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dónde dormir

Cuando estuve en Cuenca, me hospedé en el hostal Green River Hostel.

Este hostal está bien situado para visitar tanto la ciudad moderna como el casco antiguo de Cuenca. Puedes ir en pareja, ya que tienen habitaciones privadas muy cómodas y espaciosas, o también ir en grupo y dormir en alguna de las habitaciones compartidas. Importante: en la habitación doble familiar, se aceptan familias, es decir puedes ir tranquilamente con tu(s) hijo(s).

Las instalaciones del hostal están genial. Muchos baños y duchas, limpios y bien cuidados. Un montón de zonas comunes, cocina, varios salones, sala de lectura, zona chillout e incluso un lugar donde puedes hacer una barbacoa. ¡Nosotros asamos en la parrilla y la barbacoa va genial!

Otro dato importante, ¡el hostal tiene desayuno incluido! No es un desayuno continental, pero tiene lo básico y está bueno. Además el personal es muy amable y te ayuda en todo momento.

A mí en general me gustó bastante este sitio y repetiría. El precio es asequible y la relación calidad-precio bastante buena. 🙂

Si quieres buscar otras opciones de alojamiento, haz clic aquí: Alojamiento en Cuenca.

Actividades

Si te gustan los tours guiados y quieres estar seguro de no perderte ninguna de las cosas imprescindibles que ver en Cuenca, te quiero recomendar algunas visitas guiadas que merecen la pena:

Y si quieres ver todavía más actividades qué hacer en Cuenca, haz clic en este enlace: Actividades en Cuenca.

Algunos bares y restaurantes que no te deberías perder

Para comer o simplemente tomar algo, te recomiendo un pub restaurante muy original, la Grotte del Huécar, que se encuentra en el interior de una cueva. Sí, sí, como lo oyes… ¡Dentro de una cueva!

Fuera tienen una terraza muy agradable, con unas buenas vistas al río y bastante amplia. Sorprende ver desde el exterior la pared rocosa, pero lo más impactante llega una vez en el interior, es una auténtica cueva, todas las paredes son de roca, tienes salientes e incluso surcos y riachuelos de agua que fluyen entre la roca. ¡Pura magia!

Otro buen sitio para comer, que ya te he recomendado más arriba, es el restaurante San Juan Plaza Mayor, con unas paellas para chuparse los dedos.

Y por último, una recomendación de la gastronomía local. No dejes de probar el morteruelo, una especialidad típica de Cuenca que está muy buena.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Qué te ha parecido esta guía de qué ver en Cuenca en un fin de semana? ¿Cuál de estos lugares te ha gustado más? ¡Comparte tu opinión en los comentarios! 🙂



Un pensamiento sobre “Qué ver en Cuenca en un fin de semana

  1. Pingback: Qué ver y qué hacer en los alrededores de Cuenca - Pedalear Y Viajar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *