Qué ver en Marrakech en 3 días

¡Marrakech en 3 días: qué ver y qué hacer!

Marrakech es una de las ciudades más turísticas y conocidas de Marruecos. La ciudad cuenta con una gran historia y tradición, lo que la convierte en una de las ciudades más visitadas del país. Fue fundada en 1062 por los almorávides y fue la capital del Imperio islámico. Además, posee numerosos monumentos patrimonio de la Humanidad, como la Medina o ciudad vieja.

Marrakech también se encuentra al pie de la cordillera del Atlas, lo que la hace un punto de partida excepcional para visitar las montañas, el desierto y otras maravillas naturales que se encuentran alrededor.

En este artículo, te quiero contar mi visita de 3 días a Marrakech, incluyendo los puntos de interés imprescindibles de la ciudad. Espero que te sirva de ayuda para saber qué ver y qué hacer cuando visites Marrakech. 🙂

Día 1: Madrasa Ben Youssef, Museo de Marrakech, Zocos, Plaza Yamaa El Fna

El primer día lo pasamos íntegramente en la Medina o ciudad vieja de Marrakech, paseándonos por sus calles y visitando varios de los museos y monumentos que se encuentran en esta parte de la ciudad.

La Medina está rodeada por una muralla que contiene varios bastiones y puertas de tierra roja, que la separan de la ciudad nueva. En su interior podemos encontrar un laberinto de callejuelas, palacios, mercados, mezquitas, cúpulas, minaretes, etc. Es un lugar con mucho encanto, en el que perderse, por lo menos un día entero.

Además, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1985, y actualmente es uno de los lugares de visita obligada.

Madrasa de Ben Youssef

Así que empezamos el día visitando la Madrasa de Ben Youssef. Se trata de una escuela coránica del siglo XIV, muy bien conservada, en la que podemos apreciar como era la vida de los estudiantes de la época.

Dentro del edificio, podemos visitar las antiguas habitaciones de los alumnos y de los maestros. Aunque lo que más llama la atención es el gran patio de abluciones y la sala de oraciones, que posee una de las decoraciones más impresionantes del conjunto.

El precio de la visita a la Madrasa de Ben Youssef es de 20 dirhams. Hay descuento si tienes el carnet de estudiante.

Al lado de la Madrasa, se encuentra la mezquita de Ben Youssef. Sólo pudimos verla por fuera porque la entrada está autorizada exclusivamente a las personas de confesión musulmana.

Vista del patio de la Madrasa Ben Youssef

Marrakech Madrasa Ben Youssef

Museo de Marrakech

Cerca de la Madrasa, está situado el Museo de Marrakech. Para mí, más que el contenido del museo, lo que más interesante me pareció de la visita fue el edificio en sí. El museo se encuentra en el antiguo palacio Mnebbi, que fue construido a finales del siglo XIX por el gran visir del sultán Mulay Mehdi Hassan.

El edificio sigue el estilo de la casa marroquí tradicional. Una puerta decorada conduce a un patio abierto, una fuente recorre el centro del patio y en los laterales podemos acceder a las diferentes habitaciones del palacio, que ahora albergan diferentes objetos y obras históricas de la ciudad.

La entrada al museo son 50 dirhams.

Patio interior del Museo de Marrakech

Museo de Marrakech

Zocos

Después de la visita al museo, pasamos buena parte del día en los zocos.

Primero fuimos al zoco de los “Tanneurs” (barrio o zoco de los curtidores). Aquí se confeccionan y se venden todo tipo de productos hechos con piel de diferentes animales (cabra, vaca, dromedario…). Vimos todo el proceso de curtido desde el principio hasta el final. Nos explicaron las diferentes fases y pudimos ver de primera mano cómo trabajan la piel. Al final de la visita, fuimos a un centro artesanal donde vendían todo tipo de marroquinería y productos hechos con piel. Fue interesante ver el proceso completo y como lo siguen haciendo de forma artesanal y tradicional.

Después nos paseamos por otros zocos, como el zoco de alimentos, el de ropa, el zoco dónde vendían especias y té, otro dónde vendían artesanía… Si te gusta ir de compras, en Marrakech no te vas a aburrir. Aquí puedes encontrar de todo, productos naturales, artesanía bonita y original, productos hechos a mano y mucho más. Esta fue una de las cosas que más me gustó de Marruecos.

Zoco de los curtidores, donde trabajan la piel y la curten para elaborar marroquinería

Zouk des Tanneurs Marrakech

Plaza Yamaa El Fna

Acabamos el día cenando en la plaza Yamaa el Fna. Por la noche esta plaza se llena de puestos de comida, convirtiéndose en un gran restaurante al aire libre donde podrás degustar toda clase de especialidades marroquíes.

En esta plaza también se dan cita toda clase de acróbatas, cuenta-cuentos, vendedores, bailarines, músicos, encantadores de serpientes, etc. Lo que le da a la plaza un ambiente muy animado. No por nada Yamaa El Fna es una de las plazas más concurridas de África y del mundo.

Cosas a tener en cuenta durante tu visita a Yamaa el Fna:

  • Los artistas callejeros esperan una propina si asistes a la actuación y no dudarán en pedírtela.
  • Hay muchos puestos de comida y restaurantes alrededor de la plaza. Mi consejo es que des una vuelta y compares los precios y las opciones. No te metas en el primer sitio que veas, compara primero para escoger lo que más te convenga.
  • Otra opción es subir a uno de los restaurantes con terraza alrededor de la plaza. Así podrás disfrutar de una vista panorámica. De noche es todo un espectáculo, ya que la plaza es enorme, iluminada es muy bonita y ver todo el bullicio y el movimiento de gente desde una vista privilegiada merece la pena.

Vista panorámica de la Plaza Yamaa El Fna de noche

Plaza Jemaa El Fna Marrakech

Día 2: Plaza Yamaa El Fna, Mezquita Kutubía, murallas de la Medina, Jardín Majorelle, Jardines de la Menara

Empezamos el día paseando por la plaza Yamaa el Fna. El ambiente es completamente diferente al de la noche, mucho más tranquilo y con menos gente. Merece la pena verla también de día para apreciar el contraste y poder admirar mejor la plaza y sus dimensiones.

Mezquita Kutubía

En frente de la plaza Yamaa El Fna se encuentra la Mezquita Kutubía. Por la noche la vimos iluminada, pero decidimos acercarnos también por la mañana para pasear por los jardines que la rodean y apreciar mejor los detalles.

Esta mezquita fue edificada en el siglo XII y es representativa del arte almohade. Destaca por su alminar de 66 m de altura (según otras fuentes 77 metros), el cual es el edificio más alto de la ciudad.

El minarete es el símbolo y punto de referencia de la ciudad y, sin duda, el monumento más representativo de la misma. Este sirvió como modelo para la construcción de la Giralda de Sevilla primero, y de la inacabada Torre Hasan de Rabat después.

Aunque su acceso está restringido a las personas de confesión no musulmana, merece la pena admirarla de cerca y darse una vuelta por los bonitos jardines que la rodean.

Vista de la Mezquita Kutubía

Mezquita Kutubía Marrakech

Murallas de la Medina

Después de visitar los alrededores de la mezquita Kutubía, vamos caminando al Jardín Marjorelle. Es media hora andando más o menos, pero aprovechamos el camino para visitar el Ensemble Artisanal y las murallas de la Medina (las puertas Bab Yacout y Bab Doukala).

El Ensemble Artisanal es un centro de artesanía donde puedes comprar toda clase de productos hechos a mano a un precio asequible. Ahí podrás encontrar teteras, alfombras, productos de piel, de decoración… y otras artesanías. Merece la pena hacer un alto en el camino y entrar aquí, ya que puedes comprar productos artesanos a buen precio. Además hay cafeterías y restaurantes por si te apetece comer o beber algo para descansar un rato.

Jardín Majorelle

El Jardín Majorelle fue diseñado en 1924 por el artista francés Jacques Majorelle. Este jardín es una obra de arte viva en movimiento, compuesto de plantas exóticas y especies raras que Majorelle trajo de sus viajes por todo el mundo.

Podrás encontrar especies de plantas de los cinco continentes: cactus, yuccas, nenúfares, nympheas, jazmines, bougainvilleas, palmeras, cocoteros, bananeros, bambús… y además está adornado con fuentes, cuencas, chorros de agua, jarras en cerámica, alamedas, pérgolas… ¡Es un espectáculo que no te deberías perder!

Dentro del Jardín Majorelle también se encuentra el Museo Bereber, que puedes visitar pagando un poco más.

Lo horarios de apertura del Jardín Majorelle son los siguientes:

Abierto todos los días del año

Del 1 de octubre al 30 de abril: 8h a 17h30

Del 1 de mayo al 30 de septiembre: 8h a 18h

Mes de Ramadán : 9h a 17h

La tarifa general es de 70 Dhs el Jardín y 30 Dhs el Museo Bereber. Existen reducciones para estudiantes, niños menores de 12 años, guías de viaje… Te aconsejo que mires todas las opciones para saber si puedes optar a las tarifas reducidas o a la gratuidad.

Paseando por el interior del Jardín Majorelle

Jardin Majorelle Marrakech

Jardines de la Menara

Si te sobra tiempo y no estás muy cansado/a, te aconsejo que acabes el día visitando los Jardines de la Menara.

Estos jardines fueron construidos en el siglo XII (c. 1130) por el califa almohade Abd al-Mumin. Contienen un pabellón y una dársena rodeados de huertos y campos de olivos. Un lugar ideal para pasear y desconectar del ajetreo de la ciudad, a los pies del Atlas.

Día 3: Tumbas Saadíes, Palacio El Badi, Palacio de la Bahía, Casba y alrededores

El último día lo dedicamos a visitar monumentos y antiguos palacios de la ciudad.

Tumbas Saadíes

Empezamos por las tumbas saadíes, que se encuentran situadas al norte de la Casba, pegadas a la pared sur de la mezquita Moulay El Yazid. Estas tumbas datan de los tiempos del sultán Ahmad al-Mansur (1578-1603) y cuentan con una historia curiosa. Su entrada fue tapiada a finales del siglo XVII y no fue hasta 1917 que fueron redescubiertas por los franceses, mientras realizaban una exploración aérea para realizar un mapa de la ciudad.

Quizás sea esta la razón por la que las tumbas y las salas están tan bien conservadas. Los mausoleos son impresionantes y parecen haber subsistido intactos al paso del tiempo. ¡Visita muy recomendada!

La entrada a las tumbas saadíes cuesta 10 Dhs.

Exteriores de las Tumbas Saadíes

Tumbas Saadíes Marrakech

Palacio El Badi

Cerca de las tumbas saadíes encontramos el Palacio El Badi. Este palacio fue edificado a finales del siglo XVI por el sultán Saadí Ahmed al-Mansur para celebrar la victoria sobre el ejército portugués en 1578.

Según los cronistas de la época era la maravilla del mundo musulmán. Hoy en día, solo queda una gran explanada de jardines tallados, plantados con naranjos y rodeados de altos muros. De hecho, en 1696, el sultán alauita Moulay Ismaïl sacó todo lo que era más valioso en el palacio para construir la ciudad imperial de Meknes.

Si quieres saber más sobre la historia del palacio, haz clic aquí: Historia del Palacio El Badi.

El horario de visita es de lunes a domingo de 9h a 17h. La entrada cuesta 2 euros.

Palacio de la Bahía

No muy lejos del Palacio El Badi, encontramos el Palacio de la Bahía. El complejo se compone de un palacio y un conjunto de jardines. Fue construido a finales del siglo XIX, con la intención de ser el palacio más grande de todos los tiempos. Sus patios y los detalles y decoraciones de las diferentes salas, son visita obligada.

Si quieres saber más sobre la historia del Palacio de la Bahía, haz clic aquí: Historia del Palacio de la Bahía.

El horario de visita es de lunes a domingo de 9h a 17h. La entrada cuesta 1 euro.

Casba y alrededores

Por último, puedes aprovechar el resto del día para callejear por el barrio de la Kasbah. Visitar el cementerio judío o relajarte en alguno de los numerosos Hammam de la ciudad.

¿Qué te ha parecido este circuito de Marrakech en 3 días? ¿Ya conoces la ciudad? ¿Te gustaría visitarla? ¡Déjame tu opinión en los comentarios! 🙂


Booking.com

4 pensamientos sobre “Qué ver en Marrakech en 3 días

  1. Pingback: ¿Cómo llegar a Essaouira desde Marrakech? - Pedalear Y Viajar

    1. María Autor

      Muchas gracias por el comentario! 🙂 Nosotros fuimos con una oferta de Ryanair y fue bastante barato. Si miráis en temporada baja, seguro que encontráis alguna buena oferta! Merece la pena, el país y la ciudad tienen muchas cosas que ofrecer. 🙂

  2. Pingback: 7 razones por las que deberías visitar Essaouira - Pedalear Y Viajar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *