Qué ver en Rotterdam

Qué ver en Rotterdam

Rotterdam es una ciudad moderna y cosmopolita que tiene muchas cosas que ofrecer al viajero. Si te gusta el arte urbano, la cocina internacional y la arquitectura moderna, ¡en esta ciudad podrás disfrutar de lo lindo! Además como en todas las ciudades holandesas, tienes carriles bici por toda la ciudad para recorrerla en bicicleta si te apetece y disfrutar paseando a orillas del río Mosa. En este artículo te presentaré varias opciones interesantes para disfrutar de la ciudad y saber qué hacer y qué ver en Rotterdam.

Rotterdam es un poco menos conocida que Ámsterdam, por lo que recibe menos cantidad de turistas, pero eso también está bien porque te permite visitar la ciudad sin agobios. Puedes caminar tranquilamente por la calle sin grandes masas de gente. Y la gran ventaja es que los alojamientos son más baratos que en Ámsterdam. Además, una de las cosas que más me gusta es que puedes tener una idea más realista de cómo es la vida en Holanda. Personalmente Ámsterdam me encanta y me parece preciosa, pero cuando fui, por las zonas que me movía siempre veía más turistas que locales, con lo que las posibilidades de interactuar con gente local disminuyen. En Rotterdam pude relacionarme más con gente del lugar y eso me gustó mucho, porque pude conocer mejor cómo es la vida y la cultura en Holanda.

Casas cubo

Entre las atracciones que ver en Rotterdam, recomiendo las Casas Cubo (Kijk-Kubus, en neerlandés). Diseñadas por el arquitecto Piet Blom entre 1978 y 1984, estas casas fueron concebidas como un bosque de árboles en el centro de la ciudad. Para lograr crear viviendas con formas similares a árboles, Blom realizó un experimento arquitectónico que consistió en girar el cubo convencional de una vivienda 45º y lo colocó sobre pilares en forma hexagonal.

En total existen 32 casas cubo que se conocen popularmente como el bosque de Blaak. Muchas de las casas cubo permanecen habitadas hoy en día, algunas son incluso un hostal. Si te quieres alojar en una casa cubo y vivir la experiencia por dentro, te recomiendo alojarte en el hostal Stayokay Rotterdam. Si no también tienes la alternativa de pagar 3 euros por visitar una de las casas por dentro.

Varias perspectivas de las casas cubo 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mercado Markthal

Muy cerca de las casas cubo encontramos el mercado Markthal, el primer mercado cubierto de los Países Bajos, y el más grande del país. Este lugar es ideal para hacer una pausa y comer o beber algo, ya que cuenta con más de 100 puestos de comida, bares y restaurantes de todo el mundo. Aquí puedes encontrar comida internacional de todo tipo a precios razonables. Yo por mi parte nunca antes había probado la comida de Surinam y me gustó mucho.

El edificio, por su parte, tampoco pasa desapercibido. Es un icono arquitectónico en pleno centro de la ciudad debido a su forma singular de aspecto semicircular. Las dos entradas principales contienen paneles transparentes que dejan ver el interior e incluso más allá, provocando un efecto túnel bastante peculiar que nos permite ver a través del edificio. Además, el edificio es muy funcional, con una gran bóveda en la parte interior que contiene el mercado, y viviendas en los laterales y la parte superior. Así todo el espacio está aprovechado. La bóveda también contiene alegres pinturas de colores que representan los productos que podemos encontrar en el mercado, edificios emblemáticos de Rotterdam y otros diseños originales.

Vista exterior e interior del mercado Markthal

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Iglesia St. Laurenskerk

A pocos minutos andando del mercado Markthal y de las casas cubo, encontramos la iglesia medieval de Laurenskerk. Construida entre 1449 y 1525, se trata de una iglesia protestante que se conserva desde el tiempo medieval de la ciudad. Además es uno de los pocos edificios que sobrevivió al ataque aéreo de Rotterdam en 1940. El edificio quedó seriamente dañado, pero pudo ser restaurado para convertirse en un símbolo de la resistencia de la ciudad y como testigo del pasado medieval de Rotterdam.

Laurenskerk es sin duda uno de los edificios históricos que ver en Rotterdam. La entrada cuesta 2€.

Fachada de la iglesia St. Laurenskerk con la estatua de Erasmo de Rotterdam 

Qué ver en Rotterdam

Museo marítimo

Rotterdam tiene uno de los museos marítimos más importantes del mundo. La ciudad cuenta con una larga tradición portuaria desde hace varios siglos y aún es a día de hoy uno de los puertos más grandes a nivel mundial. Así que un museo marítimo no podía faltar para conocer una parte importante de la historia de la ciudad.

Dedicado a la historia naval, fue fundado en 1874 por el príncipe Enrique de los Países Bajos. Al lado del Museo Marítimo se encuentra el Puerto del Museo Marítimo al aire libre, que se fusionó con el Museo Marítimo en 2014. Si quieres entrar dentro del museo marítimo, la entrada de adultos cuesta 14 €. Hay precios especiales para grupos, estudiantes, niños… Puedes consultar todas la tarifas aquí.

El museo marítimo al aire libre es gratuito y está genial. Te recomiendo que te acerques a visitarlo porque es muy interesante ver todos los aparatos, grúas, maquinaria, etc. que se utilizaban en el puerto a lo largo de la historia de la ciudad. Además, tienes réplicas a tamaño real y hay muchos barcos diferentes anclados en el río.

Paseando por el museo marítimo al aire libre

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Puerto (Antiguo y nuevo)

No puedes irte de Rotterdam sin visitar por lo menos el puerto antiguo de la ciudad (Oude Haven), donde surgió una gran actividad marítima y comercial en el siglo XVI. Se encuentra muy cerca del centro de la ciudad, podrás contemplar embarcaciones históricas al aire libre y disfrutar de un gran ambiente animado tomando algo en alguno de los múltiples bares y terrazas de la zona.

En la zona del puerto antiguo, también encontramos el edificio Witte Huis («Casa Blanca»). Sin duda una maravilla arquitectónica modernista construida en 1898. Este edificio fue considerado como uno de los primeros rascacielos de Europa y por suerte consiguió sobrevivir a los ataques aéreos durante la Segunda Guerra Mundial.

Hoy en día, el puerto antiguo es más un museo al aire libre, que una verdadera zona portuaria. La actividad comercial se ha trasladado a las afueras de la ciudad y se concentra en Europort, el puerto más grande de Europa y uno de los más activos del mundo.

Si quieres ver el puerto desde otra perspectiva, puedes embarcarte en alguno de los tours ofrecidos por Spido. Esta empresa histórica ofrece paseos turísticos por el río donde podrás disfrutar del puerto y de la ciudad desde el agua. Tendrás una vista diferente de la ciudad y podrás sacarle fotos a su skyline. Además verás cosas típicas y curiosas de los puertos como contenedores, astilleros, grúas, barcos… y pasarás por el puente de Erasmo para acabar en la antigua sede de Holland America Line, desde donde muchos holandeses se marcharon en busca del sueño americano.

El paseo en barco para adultos cuesta 13,95 € y dura 1 hora y 15 minutos. Los niños hasta 3 años van gratis, de 4 a 11 pagan 8,40 € y los mayores de 65 años pagan 12,55€.

Oude Haven y el edificio Witte Huis

Qué ver en Rotterdam

Puente de Erasmo (Erasmusbrug)

Colgando sobre el río Mosa, enlazando la zona norte y sur de Rotterdam, encontramos el emblemático puente de Erasmo (Erasmusbrug). Construido por el arquitecto Ben van Berkel en 1996, el puente tiene 802 metros de longitud y un pilón asimétrico de 139 m de altura que le valió su apodo de «El Cisne».

Desde el puente de Erasmo tienes unas buenas vistas del skyline de la ciudad, con construcciones modernas de formas muy peculiares como el rascacielos Montevideo o De Rotterdam, el edificio más alto de la ciudad. Es un buen punto de observación, ya que muchos de los edificios modernistas qué ver en Rotterdam los podrás observar desde el puente.

Puente de Rotterdam con algunos edificios modernistas y rascacielos de fondo

Qué ver en Rotterdam

Torre Euromast

La torre Euromast es una torre de observación, diseñada por el arquitecto H.A. Maaskant y construida en 1960 con motivo del Floriade, una feria de jardinería que tuvo lugar en Rotterdam. En sus orígenes, la torre medía 100 metros de altura, pero en 1970 se añadió la «Torre del Espacio», elevando la torre a una altura de 185 metros, lo que la convirtió en la torre de vigilancia más alta de los Países Bajos.

La entrada para subir al Euromast cuesta 10,25 € para adultos, 9,25 € para mayores de 65 y 6,75 € para niños de entre 4 y 11 años. Desde arriba podrás disfrutar de una vista de Rotterdam en 360º.

Witte de Withstraat

Si te gusta la fiesta, los bares y el buen ambiente, Witte de Withstraat es sin duda una de las zonas que deberías visitar. Toda la calle está repleta de bares y restaurantes donde tomar algo. Además hay muchas obras de street art, graffitis, esculturas, pinturas… Y varios coffee shops, algo también típico de Holanda. Sin duda, uno de los barrios qué ver en Rotterdam si quieres disfrutar de la ciudad en un ambiente animado.

La zona es segura, hay mucha gente por la calle, muchos turistas y también hoteles, cafeterías y restaurantes. Es un buen lugar si quieres cenar comida de diferentes lugares del mundo y después tomarte una cerveza en un buen ambiente.

Alguno de los graffitis de Witte de Withstraat, si estás atento verás street art por toda la ciudad

Qué ver en Rotterdam

Otras atracciones qué ver en Rotterdam

  • Estación de tren: un edificio modernista que llama la atención por su peculiar forma.
  • Het Park: un gran parque donde podrás disfrutar de la naturaleza si te gustan las zonas verdes.
  • SS Rotterdam: un antiguo transatlántico y barco de cruceros que perteneció a la compañía naviera Holland America Line. Actualmente reconvertido en hotel flotante desde 2010.
  • Escultura de Verwoeste Stad (la Ciudad Destruida): una escultura que se ilumina por la noche desde lo alto de un edificio. Es un símbolo para recordar el pasado de la ciudad y lo que supusieron los bombardeos y la posterior reconstrucción.
  • Delfshaven: es una zona histórica, una de las pocas partes de la ciudad antigua que sobrevivió al bombardeo de Rotterdam de 1940. Aquí puedes visitar casas históricas, un canal bastante pintoresco, restaurantes acogedores, instalaciones para descubrir como se elabora una de las cervezas artesanales de la ciudad… Y lo mejor: todavía se puede visitar un molino de grano, el De Distilleerketel.
  • Zoológico de Rotterdam (Diergaarde Blijdorp): puedes consultar el precio de las entradas aquí.
  • Museo Boymans Van Beuningen: el principal museo de arte de Rotterdam. Puedes consultar todas las actividades, exposiciones así como el precio de las entradas aquí.
  • Museo de Arte Kunsthal: este museo está dedicado al arte contemporáneo. Puedes consultar todas las actividades, exposiciones así como el precio de las entradas aquí.
  • Ayuntamiento (Stadhuis)
  • Lago Kralingen
  • Estación de Blaak
  • Parque de los museos
  • Museo de Historia Natural

Dónde dormir

Como estuve varias veces en Rotterdam, te puedo recomendar varios alojamientos en los que estuve y que me gustaron bastante.

  •  CityHub Rotterdam: un hotel muy moderno al estilo de los hoteles cápsula japoneses. Se encuentra en un barrio genial para ir de bares y restaurantes, muy animado y con mucho ambiente. Súper bien situado, cerca del centro, puedes visitar todo a pie. Dentro del hotel todo está muy limpio y cuidado al detalle. Si vas en pareja, el hotel te ofrece una habitación privada para dos personas a un precio razonable, si lo comparas con otros hoteles de la zona.
  • King Kong Hostel: un hostal muy alternativo y original. La decoración es muy creativa. Se encuentra en la misma calle que el CityHub Rotterdam, así que también es una buena alternativa a tener en cuenta. Aquí puedes reservar una habitación privada para dos o compartir dormitorio con más gente. El personal es muy amable, te reciben con fruta y te dan muy buenos consejos. Lo que más me gustó del hotel: el free tour que organizan por Rotterdam y el desayuno, que aunque es de pago, es variado, abundante y está muy rico.
  • Sparks Hostel: este hotel está cerca de la estación central de tren. Ideal si llegas a Rotterdam en tren o en bus, ya que algunos buses como flixbus también te dejan por esa zona. Así no tendrás que caminar mucho hasta tu hotel. En este hotel también puedes reservar una habitación privada para dos personas o compartir dormitorio con más gente. Las habitaciones están muy bien, limpias, cómodas y modernas. Mi experiencia aquí fue bastante buena.
  • Stayokay Rotterdam: este hostal está ubicado en una de las famosas casas cubo del centro de Rotterdam, frente a la estación de metro de Blaak. Una opción de alojamiento céntrica, económica y original para dormir en Rotterdam.

¿Ya has visitado la ciudad? ¿Qué te parecen las atracciones que ver en Rotterdam? ¡Comparte tu opinión en los comentarios!



Un pensamiento sobre “Qué ver en Rotterdam

  1. Pingback: Dónde dormir en Rotterdam - Pedalear Y Viajar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *