¿Dónde dormir cuándo haces un viaje en bicicleta?

Viaje en bicicleta: ¿Dónde dormir?

El cicloturismo es una de las mejores formas de viajar. En un viaje en bicicleta puedes disfrutar del camino y descubrir sitios nuevos, mientras haces ejercicio y te diviertes. Además es una forma verde y económica de desplazarse.

Otra de las grandes ventajas es que gozas de libertad total de movimiento. Puedes ir a dónde quieras, tú eres el que decide la ruta y los horarios, sin tener que depender de otros medios de transporte. Si aún no te he convencido de que viajar en bici es lo más, pásate por mi perfil a ver si acabo de convencerte del todo. 🙂

Una de las grandes preguntas cuándo haces un viaje en bicicleta es: ¿dónde voy a dormir? En este artículo, te presentaré las diferentes opciones de alojamiento con las que puedes contar en función de tus necesidades y del presupuesto. ¡Vamos allá!

Foto de un viaje en bicicleta por Holanda

viaje en bicicleta

1) Camping libre

Esta opción de alojamiento es gratis y te permite gozar de una libertad total para adaptar tu itinerario cada día en función de tus necesidades. Si estás cansado, por ejemplo, o simplemente ves un lugar muy bonito en el que te gustaría quedarte más tiempo, simplemente montas tu tienda y ya está. No tienes que obligarte a continuar y llegar a un punto concreto porque has reservado un alojamiento en otro sitio.

Los inconvenientes son que tienes que cargar la tienda contigo, lo que añadirá peso a tus alforjas. Además, hacer camping puede estar genial si el tiempo acompaña. Si llueve, hace frío, nieva, etc. Puede que la experiencia no resulte tan agradable.

Evidentemente el confort no es el mismo que dormir en una cama, pero hoy en día hay colchonetas inchables y esterillas, que te permitirán dormir más cómodo, si no te importa tener que cargarlas.

Otro inconveniente, es que en ciertos países hacer camping libre es ilegal o está prohibido en según qué zonas, con lo que te arriesgas a una multa. Antes de empezar el viaje, infórmate bien de las leyes en materia de acampada libre en los países que vas a visitar. En algunos países como Suecia o Noruega es legal, puedes acampar dónde quieras. En otros no, aunque igual no te pondrán una multa, solo te dirán que desmontes la tienda y te vayas… Todo puede pasar, pero es mejor estar informado por si acaso. 🙂

  • Ventajas: gratis, libertad para adaptar la ruta a tu conveniencia, acampar en ciertos espacios naturales puede ser una experiencia increíble.
  • Inconvenientes: más peso que transportar, el clima te puede jugar malas pasadas, el confort puede no ser ideal, en ciertos países es ilegal o no se permite en ciertas zonas.

Vistas increíbles, una de las ventajas del camping libre 😉

viaje en bicicleta

2) En casa de gente local

Para esta opción no hay que ser tímido. Se trata de una vez llegados a un destino, hablar con la gente local para preguntarles si te alojan en su casa por esa noche. Si llevas una tienda de campaña también puedes preguntar si te dejan ponerla en el jardín. Así, evitas algunos de los inconvenientes de la acampada libre y es probable que la gente sea más proclive a dejarte acampar en su jardín.

Otra opción es utilizar tu red personal de contactos para dormir en casa de amigos o amigos de amigos. Si conoces a alguien en tu itenerario o tienes algún amigo que tiene un amigo allí, siempre puedes contactarles para pedir alojamiento. Si hay lazos de amistad o es amigo de un amigo, siempre será más probable que te alojen.

Los inconvenientes son que nadie te asegura que vayas a encontrar alojamiento. Existe bastante incertidumbre. Además, te obliga a acabar la etapa cada día en un núcleo urbano o dónde haya población. En ciertos países, sobre todo en el norte de Europa, puede que cuando llegues sea tarde y ya no haya mucha gente por la calle o comercios abiertos para preguntar.

  • Ventajas: gratis (por lo general), posibilidad de conocer gente nueva y sumergirse en la cultura local.
  • Inconvenientes: incertidumbre, nadie te asegura que esa noche encontrarás un alojamiento. No apto para tímidos.

3) Comunidades y páginas web

Existen varias comunidades online de viajeros en las que los miembros ofrecen alojamiento gratuito o alojamiento a cambio de un servicio (pintar una habitación, trabajos en la casa, en el campo, etc.). Dos de las comunidades online de viajeros más conocidas son:

  • Warmshowers: es una comunidad de turistas de bicicleta y gente que apoya el cicloturismo como forma de viajar. Los miembros ofrecen alojamiento a otros cicloturistas, o como su nombre indica, les ofrecen una “ducha caliente” durante el viaje en bicicleta. Sólo tienes que unirte a la comunidad y encontrar un huésped. Tú también puedes proponer alojamiento a otros cicloturistas si quieres.
  • Couchsurfing: es una de las comunidades de viajeros online más conocidas. No está exclusivamente orientada al cicloturismo, sino a todo tipo de viajes en general. Los miembros ofrecen alojamiento a otros viajeros. También se ofrece otro tipo de ayuda como enseñarte la ciudad, darte consejos, hacer de guía, tomarse un café contigo, eventos, actividades, etc. Cada uno ofrece lo que puede/quiere. La idea es ayudar a otros viajeros en la medida de tus posibilidades. Yo he probado Couchsurfing alojando a viajeros en mi casa, alojándome en casa de otras personas, eventos, actividades… y siempre con muy buenas experiencias. ¡Lo recomiendo! 🙂

Otras plataformas online de hospedaje de viajeros:

  • Hospitality Club: Hospitality Club es actualmente la segunda mayor red social de este tipo. Los miembros utilizan la página web para ofrecer/encontrar alojamiento y otros servicios, como guía en el destino por ejemplo.
  • BeWelcome
  • WWOOF
  • GlobalFreeloaders.com
  • Ventajas: gratis, posibilidad de conocer gente nueva y sumergirse en la cultura local.
  • Inconvenientes: requiere una inversión de tiempo considerable buscar y contactar a todos los posibles anfitriones. A veces no consigues encontrar anfitrión en el lugar al que deseas ir. Menos libertad para modificar la ruta, ya que estás obligado a llegar a un punto concreto para dormir en casa de tu anfitrión.

4) Cámpings y alojamientos de pago

Y por último, la opción más tradicional: los cámpings y alojamientos de pago.

Para buscar cámpings en Europa, te recomiendo estas páginas:

Lo bueno de optar por esta opción de cámping de pago es que estarás más seguro y podrás tener acceso a todos los servicios que ofrece un cámping de pago (duchas, aseos, agua… en algunos casos hasta internet). Aunque es una opción de pago, normalmente suele ser más barata que un hostal o un hotel.

Para encontrar alojamiento (hostales, hoteles, casas de particulares), te recomiendo las siguientes páginas para buscar, comparar precios y reservar:

  • Hostelworld: la página de reserva de hostales por excelencia.
  • Booking.com: búsqueda y reserva de hoteles. Es fácil comparar los precios y encontrar buenas ofertas.
  • Airbnb: reserva de alojamiento en casa de particulares.
  • Ventajas: mayor confort y seguridad. Todas las comodidades de un hotel u hostal.
  • Inconvenientes: este alojamiento es de pago, con lo que puede hacer aumentar considerablemente el presupuesto del viaje en bicicleta.

¿Qué te han parecido estos consejos para elegir alojamiento en un viaje en bicicleta? ¿A ti qué opción te gusta más? ¡Comparte tu opinión en los comentarios! 🙂



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *