Canal du Midi en bicicleta: de Toulouse a Sète

Canal du Midi en bicicleta

El pasado mes de octubre tuve el placer de disfrutar de una de las rutas en bicicleta más conocidas y recorridas de Francia, el canal du Midi. Se trata de una vía navegable que une el río Garona en Toulouse con el mar Mediterráneo y cuyo recorrido está adaptado para bicicletas, a través de diferentes carriles bici, vías verdes… que discurren paralelas al canal. En este artículo me gustaría compartir contigo mi experiencia recorriendo el canal du Midi en bicicleta. ¡Espero poder darte toda la información que necesitas para que te animes a recorrerlo tú también! ¡Vamos allá! 🙂

Día 1: Toulouse – Castelnaudary (57 km)

Canal du Midi en bicicleta

Canal du Midi en bicicleta: Toulouse – Castelnaudary

Algunos datos técnicos sobre la ruta

Mi impresión al salir de Toulouse es que hay poca señalización para indicar el camino del canal du Midi y dejar la ciudad atrás. También es verdad que había algunos tramos del canal en la ciudad en obras, lo que dificultó la tarea. Tuve que preguntarle a la gente si me encontraba en el camino correcto, ya que el canal du Midi no estaba muy bien indicado. Indican otras localidades que se encuentran próximas de camino, pero no había letreros en sí que te dijesen que estabas en el canal. Conforme vayas avanzando la señalización mejora, pero aún tarda un poco.

Durante el camino, no hay muchas áreas de descanso. Sólo me encontré con dos bancos. Tampoco hay fuentes, por lo menos que yo haya visto, ni muchos sitios donde comprar. Así que mi consejo es que te lleves agua y algo de comida en plan picnic para el camino.

En cuanto al trazado, mientras me encontraba en el departamento de Haute-Garonne el camino estaba asfaltado y era perfecto. Súper bien. Después era un camino de tierra, algunas piedrecitas y raíces, pero bien en general.

Lo mejor del día

  • Muchas esclusas bonitas.
  • Naturaleza.
  • Animales (vi nutrias, patos, gansos…).
  • Buen camino.
  • Seguridad, camino exclusivo sin coches.
  • Gente amable que te habla y muchos ciclistas en el camino, siempre viene bien por si necesitas ayuda.

Lo peor del día

  • No hay fuentes.
  • A veces se echaban de menos más indicaciones y señalizaciones.
  • A veces ibas paralela a la autopista, se escuchaban los coches y no es tan agradable, no desconectas igual.
  • Se necesitarían más áreas de descanso, más aseos y más fuentes.
  • En cuanto al turismo, durante la etapa no hay muchas atracciones turísticas que ver (a parte del canal du Midi y de la ciudad de Toulouse en sí misma, a la que dedicaré un artículo en exclusiva más adelante).

Una vez terminada esta primera etapa, para celebrarlo, hay una recomendación gastronómica que no te deberías perder. En Castelnaudary, tienes que probar el cassoulet, plato típico de la región, en Chez David o en Le Petit Gazouillis. Antes de ir a cualquiera de los sitios, comprueba los horarios, ya que son un poco limitados y por ejemplo, Le Petit Gazouillis está cerrado miércoles y jueves. En Chez David, el cassoulet mixto cuesta 23 euros. Le Petit Gazouillis es más económico y puedes comer un cassoulet por 13-14 euros en adelante. Aunque personalmente de los dos yo probé Chez David y te lo recomiendo, el cassoulet que sirven aquí está increíble. ¡Merece la pena y es un buen premio después de un día pedaleando!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Día 2: Castelnaudary – Carcassonne (42,19 km)

Canal du Midi en bicicleta

Canal du Midi en bicicleta: Castelnaudary – Carcassonne

Algunos datos técnicos sobre la ruta

En esta etapa pude disfrutar de bonitos paisajes naturales y una variedad de terrenos bastante amplia (asfalto, tierra, piedras, grava…). ¡Una sorpresa en cada tramo! 🙂

Lo mejor del día

  • Indicaciones a lo largo del recorrido con el símbolo rojo y blanco de las vías verdes.
  • Puedes admirar el Château de Valgros (también conocido como Château de Frontenac) y el pueblo de Bram, si tienes tiempo. El castillo se encuentra abandonado, pero forma una bonita estampa.
  • Hay muchas esclusas en el camino.
  • La etapa se terminó en Carcassonne donde tuve la suerte de poder visitar la ciudad. ¡Una ciudad medieval preciosa y con mucho encanto!
  • ¡Tuve la suerte de asistir a la Fiesta del Vino! Justo me coincidió el día en que acababa mi etapa en Carcassonne y fue genial. Conciertos en directo, vinos de la región buenos y baratos y sobre todo una ¡¡oferta gastronómica en los diferentes puestos de comida increíble!! ¡Súper rico todo y muy barato! 😀

Lo peor del día

  • Algunas partes del Canal du Midi estaban cortadas por obras, ya que están talando algunos árboles a causa de un hongo. Hay que buscar rutas alternativas y a veces toca un poco de carretera. ¡Por suerte el tráfico no es muy denso! 🙂
  • Muchos tramos cortados, hay que buscar alternativas. La carretera no tiene mucho arcén, pero al menos no hay tanto tráfico. Te puedes volver a incorporar al canal más tarde.
  • No había fuentes, así que mejor llevar encima comida y agua para el camino.
  • Pocas áreas de descanso, un recorrido un poco más salvaje.

En cuanto al terreno, en esta etapa hubo de todo un poco, el trazado fue muy variado, desde piedrecitas, grava, tierra, poco asfalto, caminos que son surcos con agujeros, piedras y raíces…. Por momentos, fue bastante difícil avanzar rápidamente en algunos tramos. En otros tramos, sin embargo, bien. Va cambiando mucho.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Día 3: Carcassonne – Tourouzelle (43,14 km)

Canal du Midi en bicicleta: Carcassonne – Tourouzelle

Algunos datos técnicos sobre la ruta

Al igual que en la etapa del día anterior, el terreno continúa siendo muy variado y cambiando mucho de un tramo a otro. Ciertas zonas son un poco salvajes, hay muchos baches, es difícil avanzar… incluso hubo una zona donde el canal se había desbordado un poquito (nada grave) y el suelo estaba lleno de barro y de agua, y había que avanzar por un puente que era muy resbaladizo.

Lo mejor del día

  • Fue un día recorriendo diferentes pueblecitos, pedaleando entre viñedos, disfrutando de bonitos paisajes naturales y de la ruta del vino Minervois.
  • Se trata de una zona vinícola, hay muchos viñedos y en octubre puedes sentir y oler el aroma dulzón del vino en el aire mientras pedaleas.
  • Muchos paisajes, naturaleza y árboles chulos.
  • Pasar por varios pueblos bonitos y recorrerlos pedaleando: Trèbes, Marseillette, Homps… Sobre todo, cabe destacar Homps, con su edificio de la Orden de los Caballeros de Malta y una capilla románica del siglo XI. Si tienes tiempo, también puedes desviarte hasta Olonzac, que es un pueblo con mucho encanto.
  • Recorrer el Canal du Midi en bicicleta, pasando por numerosos puentes y esclusas muy bonitos, disfrutando del ambiente tranquilo de la campaña francesa.

Lo peor del día

  • Algunos tramos del Canal du Midi estaban cortados, así que tuve que buscar rutas alternativas. La carretera tenía muchas subidas y bajadas, aunque por suerte el desvío no fue muy grande. Además, me permitió ver paisajes de viñedos muy bonitos y casi no había coches. Así que ni tan mal. 🙂
  • No encontré fuentes ni áreas de descanso.
  • En ciertas zonas, el terreno era un poco difícil, incluso resbaladizo. Había que avanzar muy despacio, lo que implica aumentar el tiempo de viaje. Y en algunos tramos tuve la mala suerte de tener el viento de frente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

** En esta etapa, escogí como destino final Tourouzelle por motivos del alojamiento, aunque si encuentras dónde dormir en otro pueblo cercano como Homps u Olonzac, puedes acabar la etapa ahí. Son alternativas buenas a tener en cuenta.

Día 4: Tourouzelle – Béziers (61,46 km)

Canal du Midi en bicicleta

Canal du Midi en bicicleta: Tourouzelle – Beziers

Algunos datos técnicos sobre la ruta

Día con dos invitados inesperados, la lluvia y el viento. Por suerte, no llovió durante mucho tiempo ni muy intensamente. Así que la mayor parte del tiempo pude pedalear tranquilamente bajo un cielo gris y a veces incluso bajo algunos rayos de sol. 🙂

Pasé por muchos pueblos preciosos, paisajes chulos, viñedos… Y pude visitar la ciudad de Béziers, ¡que la recomiendo porque es preciosa! A mí personalmente me encantó y me pareció muy bonita.

Lo mejor del día

  • Recorrer algunos pueblecitos muy pintorescos en bicicleta: Argens-Minervois, Paraza, Le Somail, Capestang… Este último fue el que más me gustó y el que más recomiendo, por sus callejuelas empedradas, sus plazas, su colegiata del siglo XIII y otros edificios históricos.
  • Visitar la ciudad de Béziers. Me encantó caminar por sus callejuelas medievales, ver la catedral y la ciudad desde el puente viejo y poder visitar muchos de sus monumentos iluminados de noche. ¡Una ciudad preciosa que merece la pena visitar!

Lo peor del día

  • El viento de frente que impedía avanzar en algunos momentos y la lluvia. Tuve que desviar la ruta varias veces a causa de la meteorología porque los caminos de tierra se volvían resbaladizos a causa del barro.
  • Cuando llueve, algunos tramos de tierra del Canal du Midi en bicicleta se pueden volver muy resbaladizos y realmente impracticables, así que no queda más remedio que desviarse a la carretera u otro camino que tenga una superficie asfaltada.

En cuanto al trazado, el camino como los días anteriores varía mucho: tierra, caminos de piedra, asfalto a veces, tramos un poco más salvajes con raíces, piedras, agujeros, baches… Algunos de ellos pegados al río, si no tienes cuidado y tropiezas podrías incluso caerte, pero en general, si vas despacio, todo está bien.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Día 5: Béziers – Sète (54,14 km)

Canal du Midi en bicicleta

Canal du Midi en bicicleta: Béziers – Sète

Algunos datos técnicos sobre la ruta

Yesss!!! ¡¡He recorrido todo el Canal du Midi en bicicleta!! 😀

Esta etapa fue muy bonita y la disfruté mucho por su variedad de paisajes y la ausencia de viento y lluvia.

Recorrí el canal du Midi en bicicleta, pasé por espacios naturales, marismas, estanques, dunas de arena, el mar Mediterráneo… ¡Una maravilla todo!

Lo mejor del día

  • Saliendo de Béziers, la pista es muy buena, asfaltada, hasta cierto punto donde empiezan caminos de tierra.
  • Serpentear por las calles estrechas y laberínticas del viejo Agde. Personalmente, Agde me gustó mucho y me llamó la atención por sus calles muy estrechas, algunas incluso de tan solo 1,80 metros de ancho o menos. Todo es de piedra, el puerto es muy bonito y el paseo al lado del río también. Puedes comer en una de sus terrazas y disfrutar de unas bonitas vistas. La iglesia de la ciudad parece un castillo, y también hay un pequeño trozo de las antiguas murallas. En definitiva, ¡una ciudad preciosa que merece la pena visitar!
  • Pude disfrutar de la naturaleza, pasando por varias zonas verdes y un espacio natural al lado del estanque, llegando a Marseillan.
  • Pedalear entre las dunas al lado del mar Mediterráneo entre Marseillan y Sète, escuchando el sonido del mar y las olas de fondo. ¡Fue genial! Además este tramo cuenta con un carril bici en perfecto estado, muy fácil, seguro y agradable recorrerlo.
  • Visitar Sète, las playas y disfrutar de una merecida cerveza en la playa de la Corniche.

Lo peor del día

  • Algunos tramos del camino eran de tierra y estaban húmedos a causa de la lluvia del día anterior. Se habían formado charcos, tenías que avanzar con cuidado y despacio para evitarlos y no resbalar o que el barro se pegue a las ruedas. Si está lloviendo, recomendaría buscar rutas alternativas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Dónde alojarse?

Durante la ruta utilicé principalmente dos páginas para organizar y reservar mis alojamientos:

  • Airbnb: al tratarse de pueblos pequeños y zonas de campaña, alejadas de grandes centros urbanos, utilicé mucho AirBnb para quedarme en casa de gente local. Me encantó la experiencia porque nada se agradece más después de todo el día pedaleando que una buena ducha caliente. Además, todos mis huéspedes fueron muy amables, hablamos mucho, me dieron muy buenos consejos sobre cosas que hacer, que ver, sitios en los que comer, especialidades locales… ¡Una buena experiencia!
  • Booking.com: En las ciudades o localidades más grandes, también reservé en hostales y hoteles para poder darme algún capricho durante la ruta. ¡Algunos de ellos hasta tienen piscina! Puedes buscar alojamientos a lo largo de la ruta aquí abajo:


Booking.com

¡Y esto es todo! Espero que te haya gustado este artículo sobre el canal du Midi en bicicleta. ¿Qué te ha parecido la ruta? ¿Te animas a recorrerla? ¡Comparte tu opinión en los comentarios! 🙂



5 comentarios en «Canal du Midi en bicicleta: de Toulouse a Sète»

  1. Pingback: Mapa de rutas ciclistas y vías verdes de Francia - Pedalear Y Viajar

  2. Dani

    Gracias por las recomendaciones. Seguro que me sirve para este verano, que quiero pasar justo por esos dos puntos. Estoy pensando hacer una ruta circular de veintipico días yendo a cámpings

  3. Josep

    Hola! Bonita ruta….
    Me gustaría hacer algún tramo o toda.
    Veo que la hiciste en bici plegable!?. Yo también lo quiero hacer así, aunque tengo una bastante sencilla… No una Brompton jaja. Crees que es viable?

    1. María Autor

      Hola Josep!

      Muchas gracias por tu comentario! 🙂 Efectivamente la ruta es muy bonita. Yo la hice con una bici plegable que está bien, pero tampoco es de las de gama más alta del mercado. La mía es una Dahon Vybe V7. No sé que modelo tienes, pero yo creo que se puede hacer fácilmente si tu bici está en buen estado. Yo por lo menos con la mía no tuve mucho problema.

      Un abrazo y espero que disfrutes recorriendo el Canal du Midi en bicicleta! 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *